Diciembre 14, 2020

La transición al New Normal es ahora

Especialistas en capital humano, transformación digital y  telecomunicaciones presentan herramientas para alcanzar mayor productividad en el trabajo y mejor calidad de vida en el nuevo mundo.

Las organizaciones están adaptándose al nuevo entorno empresarial. A medida que se van levantando las restricciones, las empresas van adecuando su modelo operativo de cara al futuro, implementando nuevos protocolos y utilizando la tecnología como su mayor aliado.

En ese marco, Espacio Conexión presentó el webinar “La transición al New Normal ya comienza”, con la presencia de especialistas de EY.

La moderación del evento estuvo a cargo de Fernando Rivera, Gerente de RRHH de Gestión Compartida y especialista en Neurociencias Cognitivas Aplicadas a las Organizaciones, quien aseguró: “Venimos hablando constantemente con nuestro entorno sobre la nueva normalidad, pero todavía no terminamos de internalizar que esto nos cambió la vida a todos y que va a dejar huellas que son permanentes. Tenemos que tratar que el new normal sea mejor, no solo tener trabajo. Porque si reducimos la idea a tan solo lo que tiene que ver con empleo, no estamos tomando la oportunidad que tiene la humanidad. Nuestro cerebro busca permanentemente estabilidad, y en esta búsqueda desesperada le pusimos el título de ‘nueva normalidad’”.

De acuerdo a los especialistas, la transición comenzó con el back to the office de manera paulatina: dependiendo de cada compañía, en el período entre septiembre y junio 2021 las personas emprenden su retorno a las empresas.

Una transición segura y eficiente

Mario Barbieri, especialista en Transformación Digital de EY, presentó herramientas tecnológicas de apoyo para tener en cuenta en el futuro cercano. Al respecto, desarrolló cinco elementos que están fuertemente interconectados y que son fundamentales para poder hacer viable y sostenible la transformación: nuevas formas de organización y trabajo, capital humano, liderazgo esencial, gestión del talento y cultura y clima organizacional.

“Una transición segura y efectiva requiere de un abordaje sistémico, una mirada integral y multidisciplinaria. Hay que pensar en cada uno de los empleados y operar en forma integrada. Los equipos de gestión laboral están en el centro de esta actividad. Desde el punto de vista del liderazgo, es crucial el papel de los líderes. La crisis exige que haya una acción directa de los principales líderes. Estas acciones van a tener impacto mucho más allá de hoy, porque están impactando en la cultura organizacional. En cuanto al plano comunicacional, cambiaron las condiciones en las que solíamos comunicar, y las necesidades se multiplicaron por la distancia y la incertidumbre, por los cambios en las políticas, protocolos y condiciones”, explicó.

Para poder llevar adelante esta transformación, Barbieri propone la creación dentro de las empresas de un Centro de Comando Integrado, relacionado con las metodologías ágiles, donde hay decisiones continuas que deben ser tomadas en el corto plazo, y de la que el área de Gestión de Talento esté en el centro planificando y gestionando los cambios.

Para acompañar a las empresas en el retorno seguro y eficiente, desde EY elaboraron una serie de soluciones tecnológicas que abarcan desde el diagnóstico, el control y contención, y la gestión y seguimiento en el retorno. Entre ellas:

  • Video analytics y análisis térmicos: permite identificar de forma online u offline la temperatura corporal, uso de tapabocas y distanciamiento social.
  • App Safe Return: es una aplicación móvil que permite trazar la salud de cada uno de los empleados. Tiene dos componentes, por un lado la aplicación en sí misma que se bajan los empleados, y por otra un tablero de control en tiempo real para que la empresa pueda gestionar y accionar los protocolos requeridos.
  • Safe Space: Apunta a medir riesgo de contagio pero en lugar de usar información basada en dispositivos móviles se basa en la información de los sistemas de acceso. Se toman los registros de acceso y movilidad dentro de los espacios físicos, incluyendo también al personal externo que pueda haber ingresado.
  • Qualtrics: Es una solución dentro del marco de soluciones que ofrece SAP. Consiste en una encuesta que evalúa la preparación que tiene la fuerza laboral a la hora de volver a la oficina y poder generar una comunicación bidireccional.
  • SexPass: herramienta orientada al Gobierno, ofrece trazabilidad de contactos de toda la población, utilizando geolocalización de los dispositivos móviles.
  • Chatbots: implementación para preguntas frecuentes  y acceso a políticas, protocolos e información asociada a COVID.

 

Aspectos normativos y regulatorios de la nueva normalidad

Javier Sabin, Líder de People Advisory Services en EY, analizó la recientemente sancionada Ley de Teletrabajo argentina, y las implicancias migratorias del Covid-19 así como las medidas de prevención a nivel RRHH. “Vemos dos Fases, una de transición que estamos atravesando, y otra de transformación mirando de cara al futuro después de la pandemia. Para esta nueva etapa se deberán revisar los contratos laborales de los colaboradores y terceros, para definir si requieren ajustes, así como analizar el impacto de la nueva Ley de Teletrabajo”, precisó.

Implicaciones migratorias del COVID-19

  • Si ya ha aplicado por la Residencia Temporaria y cuenta con Certificado de residencia Precaria vigente, sólo resta esperar hasta la resolución. Si aún no se ha aplicado por la Residencia temporaria, el gobierno argentino ha suspendido en forma transitoria la tramitación de solicitudes.
  • Si el Certificado de residencia Precaria vence durante el período de aislamiento social, obligatorio y preventivo; la Dirección Nacional de Migraciones dispuso prorrogar la vigencia por el término mínimo de treinta (30) días a partir de la fecha de vencimiento, para aquellas con vencimiento posterior al 17 de marzo.

Revisión de contratos de locación

Si bien el impacto del Decreto 320/2020 fue menor para las oficinas, tuvo implicancias para aquellas empresas que cuentan con alquileres de viviendas para personal extranjero o relocalizado dentro del país. Al respecto, Sabin indicó como puntos clave a considerar, como la suspensión de desalojos por falta de pago, las prórrogas  en las vigencias de los contratos y los congelamientos de los precios de los alquileres.

Implementación de Recomendaciones vinculadas al COVID-19

Al ser incluido el Covid como una enfermedad profesional, se han adoptado diferentes medidas y recomendaciones complementadas por las aseguradoras de riesgos de trabajo. “En ese marco, cada ART les envió a sus afiliadas los protocolos a tener en cuenta para aplicar en los lugares de trabajo”, precisó.

Es así como las empresas deben ir adaptando los espacios laborales para cumplir con los protocolos, que incluyen: Medidas de prevención generales, protocolos de limpieza, layouts de puestos de trabajo, combinar trabajo desde casa y flexibilidad horaria de concurrencia a la oficina, visitas externas y proveedores, personal de limpieza, mantenimiento y seguridad, recomendaciones para el desplazamiento hacia y desde la empresa.

“De esta manera, se busca identificar los riesgos, certificar el efectivo cumplimiento de la normativa vigente, y por supuesto, la prevención, reducción, eliminación o aislamiento de riesgos en los puestos de trabajo”, indicó el especialista.

Ley de Teletrabajo 27.555

“Otra de las novedades que surgió durante la pandemia fue la nueva ley de teletrabajo, blanco de muchas críticas por la falta de intervención de las Cámaras Empresariales. Tiene muchas cuestiones que pueden poner en juego la implementación del teletrabajo y que implica el desarrollo de una política en relación a esta nueva modalidad para las empresas”, expresó Barbieri.

Entre los puntos clave que deben tener en cuenta para las empresas, mencionó que la jornada de trabajo debe establecerse por escrito en el contrato, estando a disposición en los horarios pactados, pudiendo acordar guardias pasivas o permisos en caso de urgencia, que luego serán compensados de conformidad con los límites legales y convencionales vigentes. Para su cumplimiento, el empleador deberá desarrollar plataformas y/o software de trabajo acordes, impidiendo su conexión fuera de la jornada establecida.

Respecto a los gastos, las empresas deberán compensar al teletrabajador por los mayores gastos de conexión y/o cualquier otro consumo de servicio que deba afrontar para cumplir con su trabajo. Así como proporcionar elementos (equipamiento, herramientas, soporte) y asumir los costos de instalación, mantenimiento y reparación de las mismas.

Finalmente, la ley preveé que la modalidad deberá ser aceptada voluntariamente por el trabajador, y que existe la posibilidad de revocar la modalidad por el trabajador en cualquier momento de la relación laboral.

Compromiso con una mayor calidad de vida

Para finalizar, Rivera expresó: “El trabajo remoto permitió que las empresas y la economía en general tengan continuidad. Si no fuera por él, estaríamos en un estancamiento masivo global. Pero tenemos que tomar conciencia. Lo que en estos meses se vino probando no es que de ahora en más debemos adaptar nuestras vidas al home working o al home schooling, sino que lo realmente importante es la irrelevancia de la ubicación. La ubicación tiene que ser una elección diaria del empleado, y para eso tenemos que conocer herramientas tecnológicas disponibles, marcos regulatorios, y cómo nuestro cerebro regula emociones que impactan en nuestra vida personal o laboral”,

El especialista en Capital Humano describió: “De esta transición tiene que surgir el verdadero compromiso con una mejor calidad de vida. Se está hablando de que las empresas tienen un rol muy particular, porque son catalizadores de emociones de la gente, motores de economía; y a su vez se les exige un rol sustentable diferente, que tenga un impacto más universalista. En las compañías está el poder de hacer la transición hacia el new normal con efectos positivos.

Espacio Conexión

Iniciá sesión o registrate ahora mismo.

Registrate para acceder nuestro programa Espacio Conexión.

Registrarse